01 mayo 2011

Vía Crucis Migrante


Marcos 15,6-15: "Cada año, con la ocación de la Pascua, Pilatos solía dejar en libertad a un preso, a elección del Pueblo. Había uno, llamado Barrabás, que había sido encarcelado con otros revoltosos por haber cometido un asesinato en un motín.
Cuando el Pueblo subió y empezó a pedir la gracia, como de costumbre, Pilato les preguntó: ¨¿Quieren que ponga en libertad al Rey de lo Judíos?-pues Pilatos veía que los jefe de los sacerdotes le entregaban a Jesús por una cuesttión de rivalidad. Pero los sumos sacerdotes, incitaron a la gente para que pidiera la libertad de Barrabás.
Pilatos les dijo "¿Que voy a hacer con el que ustedes llaman Rey de los Judíos?"- la gente gritó: ¡Crucifícalo!- Pilatos les preguntó: -Pero ¿Que mal ha hecho?- Y gritaron con ma fuerza: -¡Crucifícalo!-.
Pilatos quiso dar satisfacción al Pueblo: dejó, pue en libertad a Barrabás y sentenció a Jesús. Lo hizo azotar y depué lo entregó para que fuera crucificado.
.
.
REFLEXIÓN: La sentencia que Jesús recibe no es una sorpresa. Él mismo ya imaginaba cómo iva a terminar ése proceso: en condena a muerte. Él, inocente, viene condenado a la pena capital por un sistema social y religioso, que es completamente ciego y corrupto, incapáz de entender las nesecidades del Pueblo.
La sentencia de muerte se repite hoy cuando los poderosos que gobiernan los sistemas políticos y económicos del mundo, se juntan para planear estrategias que favorecen sus propios intereses y concentran las riquezas del mundo en manos de pocos. La sentencia de muerte se repite cuando masas de trabajadores y sus famiias se ven excluídos de la oportunidad de vivir una vida digna y verdaderamente humana en su propia tierra. Ésta sentencia de muerte se renueva cuando las autoridades implementan operativos que condenan a éstos trabajadores migrantes a morir de hambre, frío, cansancio o deshidratación en las montañas o el desierto, a morir ahogados en los canales de agua y en los ríos fronterizos. Ésta sentencia de muerte se renueva en las Leyes migratorias oficialmente aprovadas que les quitan sus derecho fundamentales y su dignidad humana a los migrantes, condenándolod así a una vida clandestina y al descrédito público.
"texto tomado del tríptico de la marcha migrante"

0 comentarios:

Share