24 septiembre 2007

Migrante

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
La migración me da el mundo como Patria. La migración esparce las semillas de los migrantes por todo el mundo, enriqueciendo las culturas, aminorando las diferencias y aumentando la Fé en el Cristo Peregrino, haciendo de la humanidad una sola familia.

1 comentarios:

Pensamos en los 20 mil millones de dólares que enviaron a México esos migrantes en remesas. Imaginamos lo que pasaría con la paz social en el país si de pronto se suspendieran esos 20 mil millones de dólares que están llegando a las regiones más pobres del país. Han cambiado los matices pero no la distancia con la que se definen las relaciones de trabajo y las condiciones de vulnerabilidad desde las cuales el migrante tiene que aceptar esa disyuntiva laboral de o lo tomas o lo dejas.
El perfil de los migrantes ha cambiado. Ya no son aquellos campesinos analfabetas que “murieron a mitad del río” como fueron vistos por el novelista Luis Spota con referencia los braceros o migrantes temporales de hace más de medio siglo. Tampoco son sólo hombres los que emigran. Las mujeres están aumentando su participación en los flujos migratorios para acudir a la demanda de su fuerza de trabajo en Estados Unidos, en las ciudades y en las tareas de servicios como “Mexican nanies” en la substitución que hacen las migrantes de las amas de casa estadunidenses, que les permite a éstas acceder entonces al mercado de trabajo.
El perfil de los migrantes de ahora se deriva de los cambios que han sufrido tanto la demanda de su fuerza de trabajo desde Estados Unidos, como las de su oferta desde México.
La interacción entre oferta y demanda es lo que conforma el mercado laboral que ha hecho del fenómeno migratorio entre los dos países un fenómeno bilateral, en el que sus causas y sus consecuencias se encuentran ubicadas en ambos lados de la frontera.
Esta característica hace imposible que una solución que pretenda resolver los problemas que se derivan de él, sea unilateral, como lo han sido las propuestas de política migratoria que se discuten actualmente en Washington.
Urge un buen acuerdo entre ambos gobiernos que le permitan a los mas de 10 millones de indocumentados tener certidumbre de vida y el bienestar con el que siempre han estado pensando en el Sueño Americano. Mi hermano Israel es uno de ellos junto con su esposa y sus 4 hijos y una bonita nietecita.

Share