29 abril 2006

Una Oración para la Jornada de Esperanza


Padre Celestial, ayúdanos a seguir el ejemplo del buen San José que, obediente a tu Palabra, huyó a Egipto con la Santísima Virgen María para proteger a tu Hijo unigénito. Te damos gracias, Señor, por todos aquellos que recibieron y apoyaron a nuestros antepasados cuando llegaron por primera vez a esta tierra, llenos de esperanza y deseosos de encontrar la libertad. En estos días tan difíciles, llena nuestro corazón de compasión y nuestra mente con hambre de tu verdad cuando busquemos hacer tu santa voluntad. Escucha nuestras oraciones por el inmigrante que lucha, escondido en las sombras, ofreciendo el trabajo de sus manos; por aquellos que escapan de la pobreza asfixiante de sus tierras natales, y por las naciones que se esfuerzan por brindar trabajo y alimentación a sus ciudadanos. Escucha nuestras oraciones por los que cuidan nuestras fronteras, para velar por nuestra seguridad, y por los legisladores que buscan la verdad, la justicia y los derechos. Cuando seamos tentados por el egoísmo, danos una medida completa de tu compasión. Cuando seamos tentados por odio, purifícanos con tu amor. Cuando seamos tentados a engañar, danos un inquebrantable amor por la justicia. Cuando actuamos movidos por nuestro propio interés, danos la gracia de hacer tu voluntad. Cuando luchamos en la oscuridad, enséñanos el camino hacia ti. Por la intercesión de María, la Virgen Santísima nuestra patrona, nuestro refugio y nuestra fortaleza, cuídanos, protégenos y danos la gracia de tu verdad, por Cristo nuestro Señor. Amén.

0 comentarios:

Share