10 abril 2006

Viacrusis del Migrante

Qué: una procesión hasta la barda fronteriza (se resaltará la violencia que enfrentan las mujeres migrantes en especial al intentar el cruce)

Cuándo: 11 de abril, Martes Santo

Dónde: la procesión saldrá de la Casa de la Madre Assunta, un albergue para mujeres migrantes ubicado en , a las 8:30 A.M. y llegará al Boulevard Aeropuerto aproximadamente una hora más tarde


Iniciando la Semana Santa, todo indica que el cruce no dejará de ser un verdadero Vía Crucis para los migrantes.


Apenas está por comenzar la temporada de calor, cuando la travesía fronteriza se vuelve aun más espantosa. Pero según la Secretaría de Relaciones Exteriores, ya se han registrado más de 60 muertes desde enero. Y el total de muertes ocurridas desde 1995, cuando se puso en marcha la estrategia de desviar el cruce a los lugares más apartados, donde hay escasas posibilidades de ser rescatados, es más de 3,600. Como si no fuera suficiente, los llamados “Minutemen” regresaron a la frontera hace dos semanas. Están fuertemente armados, más que el año pasado, y su conducta es más agresiva, aseguran los voluntarios que se han dado a la tarea de monitorearlos. Mientras tanto, y como ya es bien sabido, la cámara baja del congreso estadunidense se propone gastar 22 mil millones de dólares para extender la barda fronteriza y, al parecer, el senado estadunidense ha optado por no ampliar un programa de trabajadores huéspedes, menos aún por aprobar la legalización de los que actualmente residen en el país vecino en calidad de indocumentados.
Ante esta perspectiva devastadora, en Tijuana nuevamente se aprovechará la Semana Santa para celebrar el Vía Crucis de Jesús Migrante –una invitación para reconocer la presencia del Señor crucificado y resucitado en la persona tan sufrida pero esperanzada del migrante–. Este año se resaltará el clima de violencia que impera en lo que los grupos de apoyo al migrante llaman “la tierra de nadie”: una franja en el lado mexicano de la línea divisoria donde los migrantes son propensos a sufrir asaltos a mano armada. Y se llamará la atención en especial a la vulnerabilidad del creciente número de mujeres migrantes que son ultrajadas, cuando no violadas, ya sea por los mismos polleros u otros “asalta pollos”, dada la plena desprotección en la que éstas se encuentran al intentar el cruce clandestino desde Baja California, Sonora, etcétera.
Esta terrible situación ha llegado a tal grado de notoriedad que una de las iniciativas migratorias presentadas ante el congreso estadunidense reprueba al gobierno mexicano en los “términos más fuertes” por no hacer nada al respecto. (Véase el boletín con fecha 3 de abril que anexamos a este correo para más detalles sobre esta acción y sus posibles repercusiones, incluso denuncias a instancias internacionales bajo los preceptos de la Convención Interamericana para prevenir la violencia contra la mujer.) Los grupos de apoyo al migrante insten en que el gobierno mexicano tome las medidas necesarias para evitar que las mujeres migrantes sigan sufriendo ataques a su integridad física y todas las tristes secuelas que eso implica.
Con el fin de crear la conciencia que falta sobre la pesadilla que viven las mujeres migrantes, este 11 de abril, Martes Santo, saldrá una procesión a las 8:30 de la mañana desde un albergue en Tijuana. Las mujeres migrantes que ahí se albergan llevarán hasta la barda fronteriza una cruz cuya forma evoca los infames “árboles de los calzones” ubicados a inmediaciones de Tecate y Mexicali. Son llamados así porque es donde los maleantes suelen sorprender a grupos de migrantes y, después de ultrajar o violar a las mujeres, tiran la ropa interior de éstas al aire, quedando ensartadas en las ramas del árbol como repugnantes trofeos. Las traumatizadas víctimas no ven otra opción que la de reintegrarse al grupo y proceder con el cruce.

Esta cruz tan singular será instalada en la barda misma después de un recorrido durante el cual se presentarán cinco estaciones que invitan a la reflexión sobre la dura realidad que implica el cruce clandestino hoy en día: Jesús es traicionado; Jesús es despojado de sus vestimentas; Jesús es condenado a muerte; las mujeres se mantienen al pie de la cruz; y Jesús muere en la cruz. En un llamado a la solidaridad con nuestros hermanos y hermanas migrantes, también se presentará la estación en la que Simón de Cirene ayuda a Jesús a cargar la cruz. La procesión llegará al Boulevard Aeropuerto aproximadamente a las 9:30, donde se procederá también a instalar una manta con fotografías ampliadas de los verdaderos “árboles de los calzones” en Tecate y Mexicali –“adornados”, por decirlo así, con las antedichas prendas–. La manta lleva también fotografías de prendas interiores esparcidas en las rutas utilizadas para pasar indocumentados. Y en la manta se exhiben extractos de notas periodísticas en inglés y en español sobre la violencia que enfrentan las mujeres migrantes al intentar el cruce clandestino.

Además, con el fin de recordar al número creciente de mujeres que, obligadas por la necesidad o esperanzadas en lograr la reunificación familiar, arriesgan el cruce, en la procesión se llevará un estandarte con los nombres de las más de 400 fallecidas cuyos restos han sido identificados. Entre ellas se encuentran Felicitas, Flora, Lourdes, Loyda, María Eusebia, María Guadalupe y Yeni, fallecidas en el primer trimestre del 2006. Cabe señalar que muchas otras mujeres migrantes yacen abandonadas “sin nombre” en cementerios fronterizos estadunidenses para indigentes.

0 comentarios:

Share